AGROINDUSTRIA

Argentina siempre fue, es y será sinónimo de tradición y calidad en la producción de alimentos. Gracias a nuestras tierras fértiles y amplia diversidad climática, existe una mezcla única de ingredientes, que realzan y distinguen el sabor de los productos de nuestro país.

Los cultivos se benefician de la experiencia y el trabajo calificado de miles de productores y fruto de su conocimiento y vocación innovadora, el país se posiciona como referente mundial en producción de alimentos y desarrollo de tecnología agropecuaria.

Carnes, vinos, cereales, cítricos, aceites, lácteos, tés, verduras, hortalizas, yerba mate, azúcar e incluso pescados, son tan sólo algunos ejemplos de la extensa variedad de alimentos argentinos presentes en las góndolas y restaurantes de todo el mundo.

Argentina se destaca como:

  • Líder mundial en la producción de alimentos per cápita
  • Entre los diez primeros países con superficie apta para el desarrollo agropecuario (30 millones de hectáreas cultivables)
  • 1er exportador de harina y aceite de soja
  • 1er productor y exportador de limones
  • 3er exportador de poroto de soja
  • 4to exportador de maíz y aceite de girasol

En las últimas décadas se lograron grandes avances en materia de biología molecular, ingeniería genética y tecnologías aplicadas a los alimentos gracias al trabajo en conjunto entre firmas privadas e instituciones públicas.

El progreso tecnológico en la fabricación de maquinaria agrícola, junto con las innovaciones productivas en el área de semillas, procesamiento de alimentos y pasturas transgénicas generan una integración eficiente y rentable en las cadenas globales de valor.

¿Cuáles son los desarrollos recientes?

Siendo que el objetivo estratégico del Estado nacional es abastecer de alimentos a más de 600 millones de personas en 2020 (casi quince veces la población actual de Argentina), es fundamental alentar la inversión en emprendimientos que agreguen valor en origen.

Por ello, se avanza con medidas concretas para mejorar la rentabilidad y productividad del sector:

  • Reducción de la presión impositiva
  • Modernización de la infraestructura de transporte y logística
  • Nuevos acuerdos para facilitar el acceso a mercados internacionales
  • Mejora de las condiciones financieras para todos los actores de la cadena de valor
  • Fomento a la investigación desarrollada por instituciones públicas y privadas

¿Qué oportunidades de inversión existen?

La Argentina ofrece una gran oportunidad de abrir nuevos mercados de alimentos gourmet y orgánicos. El Estado argentino favorece las actividades innovadoras, lo que en el entorno competitivo que impone el comercio exterior, funciona como un incentivo constante para la innovación y la generación de empleos de calidad.

El abanico de alternativas que se le ofrece al inversor es amplio: la llanura pampeana con sus tierras fértiles mundialmente famosas por su aptitud agropecuaria única, la región cuyana con su destacada producción vitivinícola, el norte de la región patagónica reconocido por su calidad frutícola, el Norte del país que es líder mundial en la producción de limones o las vastas extensiones forestales y citrícolas mesopotámicas en el Este, entre otros.

Quienes participan e invierten en el sector agroindustrial local, impulsan el reconocimiento de la marca país Argentina y a su vez la marca les permite ingresar y establecerse rápidamente en los mercados del mundo.

Disfrutar de los exquisitos sabores del país y contribuir en la alimentación mundial es un orgullo argentino y nosotros los invitamos a formar parte de ello.